Saltar al contenido
Alginato

Alginato de calcio

Las algas son las productoras de una serie de ácidos que resultan funcionales para diversos fines, tal es el caso del alginato de sodio y el alginato de calcio, este último es una sal proveniente de las referidas algas y se identifica como número E404 y su campo de aplicación más común es en la industria de los alimentos, actuando para espesar o emulsionar diferentes preparaciones. Adicionalmente, esta sal se utiliza para fines científicos en el campo de la biología con el propósito de la fijación de cepas bacterianas.

Es un compuesto soluble en medios acuosos, con un pH superior a 3.5 pero no es soluble en la leche por la composición de calcio. Las soluciones de este compuesto son viscosas de acuerdo a la concentración agregada y se distinguen por no comportarse de manera newtoniana, porque al aumentarse el movimiento, la viscosidad baja.

Gracias a la diversidad de propiedades que posee el alginato como compuesto, éste químico ha podido ser incorporado a distintos campos de la vida cotidiana, entre ellos el ámbito de la medicina con la llegada y uso de los alginato apositos para el tratamiento de diversas dolencias o heridas. A continuación te explicamos más acerca del uso del alginato cálcico para fines médicos.

¿Cómo se emplean los apositos con alginato en la medicina?

La ciencia médica ha llevado a cabo una importante cantidad de ensayos con el propósito de lograr aplicar el alginato calcio en este campo, específicamente para el tratamiento de heridas. Es por ello que actualmente pueden encontrarse muchas consultas, en las cuales se emplea este material, específicamente para el tratamiento de ulceras en las piernas en pacientes diabéticos.

Para entender esto, es necesario realizar algunas consideraciones previas sobre el material. Las fibras de alginato se definen como polisacáridos, siendo compuestos naturales que se obtienen orgánicamente de las algas de color pardo. Estos polisacáridos tienen como características, las siguientes:

  • Biodegradable
  • Biocompatible
  • No toxico
  • No es costoso
  • Es capaz de crear geles o fibras al entrar en contacto con iones o sales de calcio

Esta última característica, es lo que le da la capacidad de transformarse en láminas o tiras de fibra de alginato o en otro tipo de apósitos de alginato, como serian los hidrogeles.

En ambas presentaciones, se ha ensayado su empleo para cicatrizar heridas, absorber o ser hemostático, esto desde comienzos del siglo XIX, cuando los hombres dedicados al trabajo del mar, lo utilizaban para el tratamiento de las heridas sufridas, esto a través de la aplicación de algas sobre la zona, de allí que se dio origen a la tradicional “cura del marinero”.

Luego, con el desarrollo de la ciencia se pudo determinar que el uso de apósitos de alginato de calcio es efectivo para el tratamiento de heridas exudativas, porque absorbe más de 20 veces el peso.

Detalles sobre las propiedades y uso del alginato aposito

El alginato cálcico tiene entre sus componentes los iones de calcio Ca2+ que se encuentran igualmente en los apósitos y que al intercambiarse por los de sodio que se encuentran en los exudados generan la formación de un gel de alginato, que cubre la superficie de la herida, favoreciendo el transporte de las células que ayudaran a la cicatrización y el calcio se encarga de aportar sus propiedades hemostáticas, para funcionar como agente que propicie la coagulación, mediante la activación de las plaquetas.  Además la absorción del exudado se da de forma continua hasta que finalmente se produce la saturación.

Female lab technician working on dentures

Ahora, para que esto funcione correctamente es necesario que se encuentren en el gel las proporciones correctas de glucuronato y maluronato y el orden de los carbohidratos en el polímero. Los apósitos de alginato pueden emplearse de forma primaria o secundaria, cubriéndose con gasas el área afectada y puede acompañarse con una solución de sulfato de zinc al 0,1%. El procedimiento en las heridas exudativas sería el siguiente:

  • Se utiliza una solución de sulfato de zinc al 0,1% en fomento
  • Se colocan las láminas de alginato de manera superpuesta, evitando que se sobrepase la zona con el alginato heridas
  • Se protege la piel alrededor de la lesión con una crema

El área donde se encuentra la lesión debe limpiarse correctamente según las instrucciones médicas a seguir y el apósito a colocarse debe tener un tamaño superior al área lesionada, asegurándose que cubra el área pero que no supere los bordes de la lesión y en caso de que esto suceda puede doblarse o cortarse.

Un dato interesante es que en la fabricación de los apósitos, las fibras de alginato cálcino también pueden tener otro tipo de iones, como la plata creándose así el alginato de plata. De esta forma, los apositos de alginato de plata podrían ser relevantes por tener propiedades que actúan contra las bacterias.

En todo caso, el tipo de apósito a utilizar se definirá de acuerdo a las características del exudado, el estado de la piel alrededor de la lesión, la realización de las curas y las necesidades del paciente. Los casos en que frecuentemente se indica el uso de alginato de calcio, son:

  • Heridas con sangrado leve: en estas, los apósitos alginato se emplean por las propiedades hemostáticas
  • Heridas exudativas: estas heridas requieren un tratamiento que permita una buena absorción, por lo que el uso de apósitos de alginato cálcico es apropiado
  • Heridas irregulares: los apósitos de este material son apropiados para el tratamiento de esta clase de heridas porque funcionan para adaptarse a la superficie.

El alginato puede emplearse como apósito primario o secundario, en el primer caso es una opción ideal porque permite el intercambio de las fibras del material con el exudado que se compone de queratinocitos, destinados a la creación de costras, de esta manea, la mezcla de ambos favorece el proceso de epitelización. De esta forma el alginato sirve para que las células se activen. 

En general los apósitos de alginato de calcio se indican para emplearse en heridas que presenten humedad, úlceras, infección o exudado, porque permiten la función de absorción del exudado y la creación de un gel que protege la amortiguación y evita que la piel se vea macerada.

            Cabe destacar que el apósito de calcio tanto en el caso de heridas como de alginato ulceras permite una amplia comodidad al paciente y no crea traumas en el tejido, además proporciona un área ideal para que las heridas sean curadas con eficacia.

Es un material cuya utilización se recomienda para simular costras fisiológicas que propicien el proceso de cicatrización, debe recordarse entonces que las heridas de carácter agudo no cerraran con costras que luego se desprenden, siendo que la retirada precoz retrasa el proceso de cicatrización. En la práctica médica cotidiana, el uso de las fibras de alginato resulta interesante en los siguientes casos:

  • En los pacientes que sufren de diabetes, las ulceras son un problema común en las extremidades, siendo que los apósitos pueden ser una parte fundamental para el tratamiento de las mismas, siendo que los elaborados con alginato son ideales para cubrir las lesiones.

Diversos estudios han demostrado que los apósitos elaborados con alginato de calcio permiten el tratamiento de las ulceras en pacientes diabéticos y si bien esto ocurre de manera similar a otra clase de apósitos, en el caso de los de alginato, esto aumenta la variedad y abre nuevos campos de estudios frente a otro tipo de apósitos como los de poliuretano o hidrocoloide con plata.

  • Ayuda al tratamiento de erosiones y úlceras con carácter superficial en caso de flebolinfedema, un trastorno se insuficiencia crónica en la circulación de las vena, resultando también favorable para el tratamiento de linfedemas secundarios.

En cuanto al proceso de retirado de los apósitos de alginato colocados para el tratamiento de los distintos tipos de herida, tenemos que con frecuencia se utilizan cremas de corticoides en el área y se cubren con algún tipo de gasa o vendaje y el retiro no debe ser ningún problema. Sin embargo, cuando el retiro resulte complicado porque los restos de las fibras se mezclan con las costras, debe evitarse forzar esto, siendo que lo más recomendable es esperar a la próxima cura para evaluar el estatus y la retirada.

El retirado de los apósitos debe hacerse suavemente, pudiendo emplearse pinzas o las propias manos siempre que se haga con precisión y se utilicen guantes esterilizados para evitar afectar la zona de la herid con el retiro del alginato apósito.

Cuando se utiliza el alginato como apósito, es importante tomar en consideración que el procedimiento será más exitoso a medida que se espacien las curas y no se manipule el área con frecuencia, para evitar cambios en el ambiente que afecten la cicatrización. Por supuesto, el tiempo de cambio de curas también dependerá de las indicaciones médicas según los requerimientos y evaluación previa del paciente, siendo que en heridas altamente exudativas, el cambio debe realizarse diariamente.

En el mercado existen distintas opciones de apósitos estériles elaborados a partir de alginato calcico que permiten la formación de almohadillas gruesas y absorbentes para lograr el tratamiento eficaz de lesiones moderadas en cuanto al exudado.